electores.es.

electores.es.

Las políticas de conciliación laboral y familiar para la igualdad de género

Introducción

En la actualidad, aún existe una clara desigualdad entre mujeres y hombres en el mercado laboral. Es por ello que han surgido políticas de conciliación laboral y familiar con el objetivo de conseguir una mayor igualdad de género en el ámbito laboral. En este artículo, se analizarán las políticas de conciliación laboral y familiar que se han implementado en distintos países y su impacto en la igualdad de género.

Políticas de igualdad de género y conciliación laboral y familiar en Europa

En la Unión Europea, se llevan implementando políticas de igualdad de género y conciliación laboral y familiar desde hace décadas. En 1992 se aprobó la Directiva 92/85/CEE, que estableció medidas específicas para proteger la seguridad y la salud de las trabajadoras embarazadas, que retornan al trabajo después de dar a luz o que están en período de lactancia. Posteriormente, en el año 2000, se aprobó en la UE la Estrategia de Lisboa, que incluía unos objetivos claros y ambiciosos para fomentar el empleo y el crecimiento económico en toda la UE. Se estableció el objetivo de llegar al 60% de la participación de las mujeres en el mercado laboral, la reducción de la brecha salarial de género y el fomento de la igualdad de oportunidades. Entre las políticas implementadas en la UE se incluyen la baja por maternidad, paternidad y la baja parental, que permiten a los padres y madres poder compaginar su vida laboral con la familiar. Además, se han establecido medidas de flexibilidad laboral, como el teletrabajo o la reducción de la jornada laboral, lo que ha permitido que las mujeres puedan tener una mayor presencia en el mundo laboral.

Políticas de igualdad de género y conciliación laboral y familiar en América Latina

En América Latina, se están llevando a cabo políticas en favor de la conciliación laboral y familiar, aunque aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a igualdad de género. En algunos países, como Uruguay, se han establecido medidas para reducir la brecha salarial, pero en otros países, como en México o Paraguay, la brecha salarial sigue siendo muy elevada. En muchos países de América Latina, la baja por maternidad y paternidad no está remunerada, y en algunos casos tiene una duración muy corta. Esto dificulta la conciliación laboral y familiar, especialmente en aquellos trabajos en los que se requiere una gran cantidad de horas.

Impacto de las políticas de conciliación laboral y familiar en la igualdad de género

Las políticas de conciliación laboral y familiar han tenido un impacto positivo en la igualdad de género en los países en los que se han implementado. En la UE, desde la implementación de estas políticas, se ha conseguido un aumento significativo de la participación de las mujeres en el mercado laboral. En los países que disponen de políticas de baja por maternidad y paternidad remuneradas, se ha observado que los hombres empiezan a compartir las responsabilidades de cuidado de los hijos con las mujeres, lo que ha permitido que las mujeres puedan estar más presentes en el mundo laboral. En cuanto a la brecha salarial de género, se ha reducido en algunos países, aunque faltan medidas adicionales en este ámbito. Es importante destacar que la conciliación laboral y familiar no solo beneficia a las mujeres, sino que también beneficia a los hombres y a la sociedad en su conjunto.

Conclusiones

A través de este artículo, se han analizado las políticas de conciliación laboral y familiar para la igualdad de género en distintos países. Se ha podido comprobar que estas políticas son imprescindibles para conseguir una mayor igualdad de género en el ámbito laboral. Además, se ha demostrado que estas políticas no solo benefician a las mujeres, sino que también benefician a los hombres y a la sociedad en su conjunto. Es necesario seguir trabajando en la implementación de políticas de conciliación laboral y familiar en todo el mundo, especialmente en aquellos países en los que aún existe una gran desigualdad de género. Solo así se podrá conseguir una igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres en todos los ámbitos.